Si quieres hacer LÓVA

 

Si quieres hacer LÓVA con tu clase, tenemos un consejo: no lo hagas. Es decir, no lo hagas sin haberlo pensado muy detenidamente, no lo hagas sin haberte preparado en conciencia para ello, no lo hagas sin haberlo consultado con colegas y no lo hagas sin contar con el apoyo del equipo directivo de tu centro y el de otras/os docentes que te acompañen durante el curso completo.

LÓVA conecta con la metodología de proyectos: es un proyecto complejo que incluye numerosos subproyectos interconectados que ocupan el curso completo. LÓVA es educación emocional, es educación en competencias, es desarrollo cognitivo, es educación artística integrada en el currículo, es educación empoderadora y es muchas cosas más. Por eso nos gusta recomendarte toda la prudencia a la hora de acometer este proyecto.

Equipos directivos
Si eres directora o director de un centro, piensa muy bien antes de presionar a una/un docente a hacer este proyecto. No recomendamos hacerlo porque no es buena idea esperar que los docentes se involucren en proyecto de tan larga duración sin que medien un verdadero interés personal y una convicción profesional bien sopesada.

LÓVA no es un proyecto simpático, divertido, entretenido o vistoso. LÓVA es un proyecto complejo que demanda una formación previa, madurez docente, madurez emocional, esfuerzo, compromiso y una alta dosis de resiliencia y de tolerancia ante la frustración. En LÓVA no son las niñas y niños quienes necesitan cambiar, sino los docentes, los centros y las comunidades educativas.

LÓVA exige replantear la forma de enfocar el curso. Distintas competencias clave y diferentes contenidos van a trabajarse a fondo, pero de otra forma. Tu objetivo sigue siendo el aprendizaje, pero la secuenciación, organización, presentación y evaluación del mismo va a modificarse significativamente.

Expectativas
Piénsalo bien. Algunos docentes, por “culpa” de LÓVA, duermen mal en determinados momentos del curso, sienten cansancio y ansiedad, viven momentos de tensión con sus equipos directivos, con compañeras/os, con las familias de sus alumnos o con sus propias familias. También sienten la frustración de no encontrar en su alumnado la respuesta esperada y la presión de estar siendo observados por la comunidad educativa. LÓVA genera más expectativas que, por ejemplo, dar cada asignatura siguiendo los temas del libro de texto. Prepárate para dar explicaciones y ser juzgada/o por generar esas expectativas. Prepárate para encontrar muchas personas que solo lo entenderán cuando hayan pasado uno, dos o tres años. No siempre van a respetar tu trabajo tanto como tú respetas el de otras personas.

No es un espectáculo bonito
Olvídate de impactar a las familias o a otros compañeros de tu centro con un espectáculo deslumbrante de fin de curso. Olvídate por completo del resultado. Olvídate de seleccionar para cantantes a los que mejor cantan o para regidoras a las que mejor ejercen el liderazgo. Olvídate de intervenir y solucionarle a los niños lo que necesitan solucionar por sí mismos, ya sea una soldadura de estaño, una lista de vestuario, una recaudación de dinero o un baile en escena. No prives a tu clase del derecho a cometer errores y aprender de ellos. Tu alumnado merece la oportunidad de mostrar todo lo que puede hacer sin ayuda de adultos. Durante las funciones vas a estar sentada/o entre el público. Prepárate para no intervenir y para confiar hasta el final.

Emociónate
Presta atención al desarrollo emocional de tus alumnos, presta atención a su crecimiento personal. No traigas las emociones al aula como algo complementario. Por el contrario, convierte toda la actividad del aula en un complemento del núcleo emocional personal y colectivo, desde el primero hasta el último día de clase.

Para hacer LÓVA necesitas contar con una clase estable de 15-30 alumnos y vas a necesitar de cinco a nueve sesiones semanales de diversas áreas y también, en el segundo cuatrimestre, varios espacios. No crees una compañía uniendo dos o más clases. LÓVA es un proyecto para el desarrollo de la identidad de grupo. Con más alumnas/os, la compañía deja de ser una comunidad que comparte acciones, anhelos, aprendizajes y preocupaciones y pasa a ser una unión de dos o más comunidades. La compañía necesita coincidir todos los días del curso, desde septiembre a junio, durante todo el horario escolar. No apliques a LÓVA la lógica de las actividades extraescolares, porque uno de los pilares del proyecto es que el grupo asume un gran reto, dispone del tiempo para superarlo y no va a dejar de intentarlo hasta el final.

Delega, confía
Desde los primeros pasos, tu principal cometido es depositar confianza y delegar paulatinamente responsabilidades en todos y cada uno de los niños de tu clase. El proceso debe durar el curso completo y eso conlleva la ventaja de disponer de tiempo, pero la dificultad de saber que gran parte de ese tiempo estará dedicado a resolver conflictos y a superar retos que no se superan al primer intento, ni al segundo ni al tercero.

Ten paciencia el primer día y tenla hasta el último. Deja el espacio en el que tus alumnas/os puedan mostrar capacidades y desempeños que nunca habrías detectado de otra forma. Sé exigente, pero no para que hagan lo que tú dices, sino lo que ellas/os se han comprometido a hacer.

Disfruta de LÓVA y proporciónale a tu clase una experiencia que merecen vivir, pero nunca sin sentirte adecuadamente formada/o ni sin sopesar previamente estos consejos.